19
Feb

EL COSTE DEL CÓDIGO TÉCNICO DE LA EDIFICACIÓN PARA EL PROMOTOR

Written on February 19, 2007 by Daniel Fernández Kranz in Uncategorized

Con fecha 29 de marzo de 2006 entró en vigor el Real Decreto 314/06, de 17 de marzo, por el que se aprueba el Código Técnico de la Edificación (CTE) en el que se establecen las exigencias que deben cumplirse en los edificios, en relación con los requisitos básicos relativos a la seguridad y la habitabilidad.
Esta norma, que supone el desarrollo reglamentario de la Ley 38/99, de Ordenación de la Edificación, deroga la vigente normativa técnica en esta materia (entre otros, el RD 1650/77 de 10 de junio), creándose así un marco normativo homologado al existente ya en el resto de los países de nuestro entorno.
El CTE armoniza nuestra legislación nacional con las disposiciones vigentes en esta materia en la Unión Europea, principalmente la Directiva 89/106/CEE del Consejo, de 21 de Diciembre, sobre productos de la construcción, y la Directiva 2002/91/CEE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de Diciembre, relativa a la eficiencia energética de los edificios.
Es característica esencial de esta norma el hecho de que todos los agentes intervinientes en el proceso de edificación son responsables de su aplicación, lo cual lleva aparejado que el promotor, como uno de tales agentes, ha de asumir el coste de implantación de las nuevas infraestructuras, exigidas por la aplicación del CTE, en todas las obras de nueva construcción cuya licencia se solicite a partir de su entrada en vigor.
El CTE establece una exhaustiva regulación de las exigencias básicas en materia de seguridad, salubridad, protección frente al ruido y ahorro de energía. Especialmente destacable es el aspecto relativo a a este ahorro de energía, dado que se dispone que una parte de las necesidades energéticas térmicas de los edificios deberá cubrirse mediante la incorporación a los mismos de sistemas de utilización de energía solar.
Fuentes del sector estiman que el coste de implantación de estas infraestructuras pueden incrementar los presupuestos de obra de las promociones entre un 1 y un 2 %, lo cual, en el actual contexto de desaceleración del precio de la vivienda, puede afectar sensiblemente al margen de beneficio de los promotores y, de forma muy especial, de los dedicados a la vivienda protegida, muy sensible a cualquier incremento de costes, en donde los márgenes son, de por sí, muy estrechos.
En definitiva, la aprobación del CTE ha de calificarse como muy positiva, en general, para el sector de la promoción inmobiliaria, especialmente en el ámbito residencial, al aumentar los niveles de seguridad y habitabilidad de los edificios y fomentar el ahorro energético, si bien para el promotor va a ver incrementadas sus obligaciones, ya va a llevar aparejado un incremento de los costes, con una previsible incidencia negativa en su margen de beneficios, en un escenario de difícil repercusión de dicho incremento al precio del producto final.
Delfín Fernandez Martin
Ernst & Young Abogados
Departamento Inmobiliario y Urbanístico.

Comments

You have lots of useful pointers on this site. This is a well composed article that I have bookmarked for future reading. Have a fun. April 5, 2012 - 11:20 pm

I have learn several just right stuff here. Definitely price bookmarking for revisiting. I surprise how a lot attempt you put to create one of these fantastic informative website.

เบอร์มงคล March 17, 2015 - 2:08 am

Ahaa, its pleasant dialogue regarding this article at this place at this website, I have read all that, so at this time me also
commenting here.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept